Nacionales

Sergio Massa larga su “IFE electoral”, de cuanto serìa el nuevo bono ?

Read Time:2 Minute, 6 Second

El IFE fue el Ingreso Familiar por Emergencia, que se inauguró durante la pandemia. Estaba destinado a quienes no tenían ningún ingreso en blanco: no eran asalariados, ni jubilados, ni monotributistas, ni beneficiarios de planes sociales. En su primer versión llegó a casi 10 millones de personas. En la última, en noviembre del año pasado, a poco más de un millón.

Massa dio a entender el miércoles por la noche que este subsidio ahora alcanzaría a unas tres millones de “trabajadores informales”.

Por ahora no se sabe cuál sería el monto. El último IFE, en noviembre del año pasado, fue de 45 mil pesos y se pagó en dos cuotas. En ese momento esa cifra equivalía a casi el 80% del salario mínimo vital y móvil. Si se respetara esa proporción, este nuevo IFE debería rondar los 95 mil pesos. Si se lo ajustara por inflación también debería rondar aproximadamente los 95 mil pesos.

¿Cómo sería la metodología? No se sabe. La última vez los interesados debían anotarse en la Anses, que se supone que cruzaba los datos y otorgaba o no el beneficio. Ahora hay una urgencia electoral. Quedan 31 días para las elecciones y la plata tiene que estar en el bolsillo antes de votar. Así que seguramente el subsidio saldrá con escaso control y no se pagará en dos veces, sino en una.

Con esta medida el “plan platita” electoral de Massa va a quebrar todos los récords. Nunca nadie regaló tantas rebajas de impuestos, tantos dólares oficiales, tantos créditos subsidiados, o tantos cheques de la Anses como Massa. Sin ningún tipo de escrúpulos, se apropia de recursos del Estado, del sistema previsional o del Banco Central para financiar su carrera electoral.

Mientras, reina sobre la más basta miseria que se recuerde. Este miércoles, el Indec dio a conocer un nuevo leve descenso de la desocupación. Pero esa baja no obedece a que haya más empleo, sino a que más gente decidió quedarse en su casa. En efecto, la tasa de empleo bajó medio punto porcentual.

La inflación ha dejado los salarios a niveles de miseria en cualquier comparación internacional: el salario en blanco subió 107% en 12 meses, contra 124% de la inflación, pero ni siquiera eso es un incentivo para crear empleo privado en blanco.

El Covid-19 desapareció. Pero la pandemia no terminó. Sólo ha sido sustituida por otra, que por suerte no mata personas sino sólo sus ingresos, su patrimonio y su futuro. Por eso seguimos con un IFE detrás del otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *