Nacionales

La zapatilla de Máximo Thomsen: cómo fue la pericia clave que lo puede condenar

Read Time:1 Minute, 59 Second

 

 

El equipo forense del Laboratorio Scopométrico de la Policía Federal aplicó una técnica especial con equipos de alta complejidad en una de las pruebas más incriminadoras de la causa del asesinato de Fernando Báez Sosa.

A tres años del crimen, el estudio llega al juicio y podría condenar a Máximo Thomsen, uno de los imputados.

La auxiliar superior Julieta Báez Pini, una de las mayores expertas de la división Rastros, el área de criminalística de la Policía Federal, explicó que se untó con tinta las plantas de los diez acusados ya que había al menos dos impresiones de suelas de zapatillas en la cara de Fernando.

Una de ellas resultó ser menor, insuficiente como para comparar con la zapatilla correspondiente. En cambio, la otra, ubicada en el maxilar inferior izquierdo, se veía perfectamente.

La DDI de Villa Gesell incautó varios pares en la casa que los acusados ocuparon ese verano en la localidad.

Así encontraron un par de chatas gastadas de lona negra marca Cyclone, que aún tenía sangre en sus punteras blancas.

Las zapatillas con sus plantillas, el reporte de la autopsia y las impresiones de los pies fueron enviados al Laboratorio Scopométrico de la PFA en Mar del Plata para su posterior análisis.

Máximo Thomsen, el más complicado de todos los imputados, había afirmado que la zapatilla pertenecía a Pablo Ventura, el remero de Zárate acusado falsamente.

Seis meses después del crimen, la PFA entregó a Zamboni los resultados de sus pericias: esa zapatilla, según revelaron fuentes cercanas a la investigación, perteneció a Máximo Thomsen, según detectó el complejo análisis que comparó tanto la suela del calzado como la marca del pie en la plantilla.

«En sus conclusiones, la misma determina que existe correspondencia en cuanto a las características de clase entre la impresión del rastro visible en el maxilar inferior izquierdo de la víctima con la impresión tomada de la suela de la zapatilla derecha marca Cyclone, específicamente en el área interna del talón», asegura un fragmento de la causa.

Este martes, la comisario Haydée Almirón, jefa del Gabinete Científico de Mar del Plata de la PFA, declarará citada por la fiscalía para explicar cómo se realizó el estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *