Nacionales

El juicio a los rugbiers, : el forense de la autopsia explicó la brutal forma en que murió Fernando

Read Time:2 Minute, 25 Second

La declaración del testigo Javier Pablo Laborde, secretario del Ministerio Público Fiscal, que en 2020 estaba en la ayudantía de estupefacientes explicó fue convocado para trabajar con la instructora del caso, Verónica Zamboni. Fue él quien hizo análisis de los celulares y de algunos videos.

Así, contó que individualizó a los acusados por sus ropas e hizo un comentario que extrañó hasta al defensor. Dio a entender que Máximo Thomsen, a quien reconoce “por la totalidad de ropa no por el rostro”, se sacudía cuando lo sacaron por la cocina del boliche porque “le falta el aire”, en referencia a la maniobra que le practicó el patovica. Fue ahí cuando Hugo Tomei le pidió que lo repita.

El policía Javier Collova declaró: “Visualicé registros fílmicos por orden de la doctora (Verónica) Zamboni. Los descargué con un link que le envió ella a mi jefe y él me los pasó a mí. El link estaba en la web de una página de noticias, no recuerdo si era de Infobae, pero puede ser”.

Antes de que lo proyectaran en la pantalla, el hombre recordó que el video estaba captado con un celular justo frente al boliche Le Brique. “Se veía a la víctima en el suelo y a los imputados golpeándolo”, explicó. E indicó que visualizó dos videos de la pelea en la calle. Y, además, un tercero de los imputados en una casa de comidas rápidas. “Creo que lo aportó el gerente del lugar y que tenía un desfasaje de horario. Figuraba como que eran las 17, pero eran las 5 am”, apuntó.

Luego, fue el turno de Ramón Alberto Rueda, quien se desempeña en la subdivisión de Villa Gesell. Su tarea fue realizar la desgrabación del video publicado por Infobae y que había surgido en el interior del boliche. “Muestra a un patovica forcejeando del cuello con un masculino, que con el dedo señala a un muchacho y hace una seña con el índice por debajo del cuello y el mentón”. El testimonio da cuenta de que Thomsen marcó a alguien que, “con precisión”, no pudo identificar.

Las fotos oficiales tomadas en la morgue del Hospital de Pinamar fueron proyectadas en la pantalla de la sala de audiencias.

“Por lo visto en el cuerpo, las marcas que presentaba, las lesiones externas, coinciden con los mecanismos de alta energía que provocan muerte instantánea en el paciente”, siguió Duarte: “En cara y cráneo presentaba la mayoría de los golpes. Son áreas centrales porque allí se alojan la mayoría de las funciones del organismo”, continuó.

“El tronco cerebral era lo que presentaba más daños”, concluyó.

Por pedido de la defensa, el forense se puso de pie para señalar la marca del desfibrilador en el cuerpo.

“No se puede medir la intensidad de los golpes en la autopsia. Tampoco se pueden determinar la cantidad de golpes que recibió la víctima”, dijo Duarte tras ser consultado por Tomei.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *